Intervenciones Asistidas con Perros

01/02/2017

El pasado mes de enero iniciamos un proyecto de Intervenciones Asistidas con Perros (IAP) en colaboración con la empresa ASGECAN.

Las Intervenciones Asistidas con Perros (IAP) son una modalidad de trabajo en la que canes entrenados para ello forman parte integral del proceso. Este tipo de intervenciónes deben ser dirigidas por el profesional correspondiente, según se trate de una intervención social, sanitaria o educativa, y deben tener unos objetivos bien definidos y un seguimiento adecuado de su evolución.

¿Por qué un perro?

Desde muy temprana edad desarrollamos un interés muy especial por los animales. Desde bebés nos acompañan en los dibujos animados o como peluches para jugar. Esto se debe a la Biofilia, la conexión innata que tenemos hacia la naturaleza y otros seres vivos. Al incorporar al perro en una intervención hacemos uso de la biofilia y aprovechamos sus beneficios.

Si, además, el perro está específicamente preparado para integrarse en un programa de IAP facilitará la consecución de los objetivos del programa, actuando como:

  • elemento motivador
  • focalizador de la atención
  • facilitador de la comunicación
  • lubricante social y emocional
  • estímulo multisensorial
  • modelador de comportamientos
  • aceptación incondicional.

Pero el perro no es una terapia en sí, es un complemento o una parte de ella.

Objetivos de las intervenciones asistidas con perros

Los principales objetivos de la terapia con perros son:

  • Mejorar la salud física. El perro actua como elemento motivador para que la persona mayor se vea obligada a realizar movimientos que por sus patologías y/o privaciones físicas no realiza con naturalidad.
  • Mejorar el estado de ánimo. El trabajo de las emociones, las relaciones y la autoestima son objetivos que ayudan a identificar el estado de ánimo del individuo, aceptar lo que siente y adaptarse mejor a la situación. Además, se trabaja la empatía, la imaginación y la creatividad, aumentando así su motivación y previniendo la depresión y la ansiedad.
  • Mejorar la autonomía personal. La enfermedad o la discapacidad, ligadas a la falta o la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en su caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal.

Estrategias en las intervenciones asistidas con perros

Algunas de las acciones que se realizan para la consecución de los objetivos terapéuticos de las intervenciones son:

  • Deambulación guiada con el perro: es una técnica en la cual realizamos paseos guiados con el perro y un usuario. Nos permite trabajar objetivos de rehabilitación física, mantenimiento del tono muscular, inicio de la marcha, equilibrio, higiene postural, orientación espacial, etc.
  • Estimulación multisensorial: nos permite trabajar la atención, la motivación, la percepción y la emoción entrando en interacción directa con el perro. Se utiliza la figura del perro como estímulo que el usuario percibe por sus sentidos del tacto, vista y olfato de forma integral, ayudando a focalizar la atención y creando un ambiente relajado. 
  • Interacción grupal: El perro interacciona a nivel grupal o, puntualmente, a nivel individual. Nos permite el trabajo de objetivos sociales y de relación con el entorno, así como, trabajar la empatía, el respeto de turnos, la comunicación, trabajo en equipo, además de objetivos de aprendizaje, memoria, lenguaje y pensamiento.

Te puede interesar