Entrevista a la familiar de una residente

Entrevista a la familiar de una residente de Residencia San José

¿Por qué decidiste traer a tu madre a la Residencia San José?

Primero me informé sobre las residencias que se encontraban cerca de casa, y luego fui a visitarlas. Cuando llegué aquí me dio mucha confianza el hecho de que la regentaran religiosas, porque ellas son exquisitas con la atención al mayor.

Además, hace 75 años, cuando mi madre tenía 13 años, en este mismo lugar estaba la fábrica de seda Casa Boix. En esta empresa mi madre tuvo su primer empleo y dio sus primeros pasos y ahora, en el mismo lugar, va a vivir el final de su vida.

Cuando llegasteis, ¿qué encontrasteis en el Centro?

Mucha calidez humana, mucho cariño. Encontré que dejaba a mi madre como si estuviera en mi casa. Aquí hemos encontrado a personas que saben escuchar y atender a los mayores y sus familias.

¿Encuentras a tu madre bien atendida a todos los niveles?

Sí, sobre todo a nivel médico sanitario y de atención personal.
Además veo cubiertas las necesidades espirituales y relacionales de mi madre, para ella eso es algo muy importante que le hace sentir como en casa.

¿Qué es lo que más te gusta de que tu madre viva en la Residencia San José?

Mi tranquilidad. Sé que mi madre se encuentra atendida las 24 horas, y eso para mí es muy importante, además, todo lo que mi madre pide enseguida se lo dan o se lo hacen, al igual que si lo pido yo.
La cercanía y el acceso que encontramos cada vez que venimos a visitarla la familia, la libertad horaria de visitas para nosotros es importantísima, sobre todo para los que trabajamos hasta tarde.

¿Qué te parecen las actividades que se realizan en el Centro?

Muy interesantes. Veo que les anima mucho, y que el centro está abierto a todas las sugerencias y a que otras personas se ofrezcan y participen en actividades.
Además, veo que a las responsables de las actividades les gusta mucho su trabajo y que lo viven, poniendo su ilusión en todo, lo que les da a los residentes un 90% de estímulo y de vida.

¿Cómo ves el día a día en la Residencia San José?

Va mejorando. Veo que se tienen en cuenta las opiniones de los residentes y de sus familias, lo que es muy importante para conseguir que las cosas marchen bien y a gusto de todos.

¿Qué les dirías a las personas que no saben lo que es vivir en una residencia?

Primero que se informen sobre dónde van a llevar a sus seres queridos; luego, si saben elegir bien, se darán cuenta de que están mejor que en casa.
Nuestras casas muchas veces no están bien adaptadas, no tienen profesionales, no hay médicos ni enfermeros, por lo que la atención no puede ser la adecuada, además nosotros tampoco estamos preparados. El traer a un mayor a un centro como la Residencia San José, aporta calidad de vida para el anciano, y por consiguiente, para su familia. Si la familia es capaz de percibir esto, se lo podrá transmitir al mayor, lo que mejorará su estado de ánimo y le hará sentir mejor.

¿Qué hace sonreír a tu madre?

La familia. Se le ilumina la cara cuando ve a sus nietos e hijos, y pone cara de satisfacción cuando mi marido y yo venimos todos los miércoles por la tarde a bailar.
Se alegra cuando se levanta Mª Luisa (residente), se acerca y le da un beso. Estar junto a María Fontelles (residente) le aporta vida, porque se preocupa por ella.