Así fue nuestra semana cultural

03/07/2017

Las tradiciones son para mantenerlas  y nosotros lo cumplimos.  Con la semana cultural dimos la bienvenida al verano, a la cultura, al entretenimiento, la diversión...   La apertura a las fiestas una tarde en familia donde los residentes nos deleitaron con un recital de música y poesía sobre el amor.  Como no podía ser de otra manera los familiares fueron un público grandioso y se unieron espontáneamente a los coros y terminamos todos cantándole al amor.

La música es cultura, es vida, es recuerdos, es vida!!! Por eso siempre la tenemos presente en nuestras celebraciones y este año tuvimos como invitados al grupo  “Acorde Mayor” y actuación de Paco Novella; pero música y baile van de la mano y así fue como llegó el grupo de danzas bolivianas que nos sorprendió con lujosos vestidos y llamativos disfraces.  Fue una bonita manera de conocer sobre otras culturas.  

Después llegó una de las tarde más esperadas por los residentes… esa tarde donde los colaboradores se hacen valientes y atrevidos y amanecen con ganas de darlo todo en el escenario… la tarde de los playbacks y de karaoke… interpretaron diferentes artistas como: pimpinela, Karina, Rafaela Carrá, Nino Bravo, el fary…. entre todos y con ayuda de familiares formaron un gran espectáculo lleno de risas y diversión.

En  esta semana también damos  la bienvenida a la noche de San juan, realizando una merienda tropical, dulce y muy fresca. Tuvimos tiempo para pensar y reflexionar sobre deseos que nos quedan por cumplir y así reflejarlos en los globos. Después todos juntos dejamos fluir los deseos en los globos, estamos convencidos que llegarnos muy alto.

La semana se estaba acabando pero la diversión continuamos y así fue con los juegos de agua tan necesarios para unos días tan calurosos y la compañía de Toby, nuestro fiel canino, él hizo que el calor se pasara más rápido; pero sin duda lo que verdaderamente nos refresco fue la horchata que pudimos tomar en el lugar más idóneo y el que mejor chufa tiene en toda valencia en Alboraia, siempre acompañado de unos apetitosos fartones.